En el servicio de Urgencia Psiquiátrica se puede lograr el alivio sintomático del paciente, es decir controlar su angustia y el sufrimiento, y dejar iniciado un tratamiento que el paciente podrá continuar en forma ambulatoria. Por otro lado, en cuadros más complejos, se logra tranquilizar a un paciente psicótico o agitado, para posteriormente ser hospitalizado.

En el caso de ideación o intento suicida, se evalúa la severidad del caso, y se decide la necesidad de hospitalización, siempre pensando en el bienestar del paciente y en su recuperación. Contamos con hospitalización psiquiátrica cuando el paciente lo requiera, para poder dar continuidad a la atención del paciente.



¿Cuándo se debe acudir a esta urgencia?

Cuando el paciente lo está pasando muy mal emocionalmente y su malestar no le permite esperar una atención ambulatoria. También frente a pensamientos, gestos o intentos suicidas. Otras situaciones por las cuales se debe consultar son la presencia de alteraciones conductuales que se asocien a riesgo para el paciente o para las personas que lo rodean, como agitación y heteroagresividad.